30 de noviembre de 2011

DÁDIVA



Como en todo cuento de hadas, fuiste la princesa, la más tierna y la más bella. No estuve en tu fiesta, fui cristal herido por la inesperada sombra. Pero no hay velo que pueda largo tiempo ocultar al amor donde lo hay; los celebramos a solas, luciste para mi aquel vestido de quinceañera la tarde de un domingo rutilante. Mis trémulos brazos abrigaron tu cuerpo contra el mío. Sólo las palabras que el pensamiento oculta hablaron del amor que no se recibe cuando lo pides, sino cuando te lo entregan; me concediste tu más preciada y delicada prenda.©

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 2

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 1

ESCARABAJO

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje