24 de noviembre de 2012

AGUACATES





La cámara lo dice todo. Clisman yace en la cancha y convulsiona. Tiene la cabeza lavada en sangre. Gritos van, gritos vienen a su alrededor ¡Está muerto!, dicen. ¡Todavía respira!, insisten otros. Dos agentes se acercan al cuerpo boca abajo, le dan vuelta con torpeza y lo levantan. Es un niño con los ojos vacíos. Lo llevan cargado hasta una camioneta y se van. Un perro negro corre con su aullido lastimero tras ellos. Más gritos. Alguien pregunta si le tomaron la placa al agente que disparó. La cámara guardó silencio.

Clisman recibió un disparo en la nuca saliéndole por la frente para seguir su trayectoria criminal. Aun así, el comandante pide a la comunidad que “no estigmaticen a los agentes” por lo ocurrido y afirmó que “rechaza la violencia contra la sociedad”, agregó la radio local.

Clisman estaba viendo un partido de fútbol. Detrás suyo vino una voz que llamó “aguacates” a unos policías y estos procedieron agresivamente. Fue cuando Clisman intervino en defensa de su hermano menor, sólo que una bala perdida tomó la delantera para matarlo.©

3 comentarios:

  1. Bueno, a mí me has dejado sin palabras. "Aguacates" ¿Es un insulto en tu país? Porque de lo contrario, no lo entiendo.

    ResponderEliminar

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Visitas del mes pasado a la página

ESCARABAJO

– Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 2 – 2°. Bloque/Gente de pocas palabras

Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 1er. Bloque de pocas palabras

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje