14 de septiembre de 2013

PURO, PURO...



La vieja apurada por un tabaco de medio lado en la boca me dijo que con ese “Puro, puro, yo te conjuro...” la tendría a mis pies. Me aseguró, una y otra vez, que abandonaría al hijueputa de su marido, que llegaría rogándome para que me la llevara a vivir conmigo. Me dijo que me mantendría como un rey, que a su lado todo sería derroche y confort. En todo acertó. Lo que nunca me reveló, la color de humo esa, es que después de tanto tiempo a su lado, me acabaría aburriendo de vivir bueno, de sus invariables antojos; que me cansaría de sus llamaditos con el dedo índice y terminaría asqueado de sus rondas de vieja en celo. Envidio la suerte de mi hermano que esboza una sonrisa cuando me ve, porque sabe que me ganó sin artimañas.©

Óleo, Marcelo Gabella

CERTEZAS

Se encontraron en la taberna y bebieron algunas cervezas. Caminaron después por la ciudad vacía, intercambiaron miradas y cogiditas de manos enamoradas. Sin proponérselo, llegaron a un cuarto de alquiler y se desnudaron, pero no se atrevieron a hacer el amor porque hay historias en las que los personajes no son felices y eso sería complicarlo todo.©

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Programa 120: Aquí como lector e intérprete de un texto del escritor invitado.

Programa 118 Los minis de espejos 2. Aquí debuto como intérprete de un texto. ¡Escúchenlo!

Colegio Académico de Buga

Antología de minicuentos contundentes

ESCARABAJO

Revista Antología de amor y desamor: dos textos míos

Revista Salvo el crepúsculo: microrrelatos de mi autoría.

Secretos del cuentista

¿El último adiós?

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje