15 de febrero de 2014

EL NEXO


-¿Se enteró?, me dice, apuntándome al estómago con el periódico doblado. Y de manera inclemente fue relatándome los detalles con sobrada espectacularidad.

El supuesto crimen me hechizó. Durante semanas, la vieja y yo seguimos con creciente morbosidad los detalles del crimen publicados en el Extra.

Una tarde, al pasar por la Administración y preguntarle cómo andaba el asunto, ella, desde la ventana, me contestó:

-Capturaron al asesino: se declaró culpable.

- ¡Vaya! -exclamé-. Pero, ¿cómo lo descubrieron?

-Su letra, su maldita letra de médico en una libreta de apuntes.

No quise escuchar más. Era innegable. Todos los crímenes se revelan por lo mismo de siempre: el nexo. Mientras subía escalón por escalón escuché la voz de la vieja.

-Al final, doctor, vendrán por nosotros.©

2 comentarios:

  1. Muy bueno ese final.
    Los nexos como pistas acaban por designar los posibles autores de las pequeñas y grandes cosas.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cada día tiene su propio afán y nosotros nuestras propias angustias. ¿No crees?

    ResponderEliminar

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Visitas del mes pasado a la página

ESCARABAJO

– Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 2 – 2°. Bloque/Gente de pocas palabras

Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 1er. Bloque de pocas palabras

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje