14 de febrero de 2015

SENTIR LATINO


Aquella tarde del martes 19 de junio de 1990, decidí regresar a casa más temprano bajo el sol abrazador de antes de las doce del día. La temperatura a esa hora  obligaba a dar pasos más cortos, más lentos e indecisos sobre el asfalto. 


Con indecisión llegué a la esquina de la calle 8 con carrera 14. La algarabía y la tensión aumentaban en donde Amaya, un bar de incierta reputación entre las señoras de Buga. Por encima del hombro sudoroso y agrio de un hombre, pude echar un vistazo hacia el interior del establecimiento, reconociendo la escuálida figura de Gerardo Osorio. Tras saludarlo, Osorio haciéndome señas me invitó a acompañarlo, pues no todo tenía que ser trabajo -me dijo después de un apretón de manos-, estallando de risa después. Persuadido por esta razón, accedí a quedarme, mientras en las entradas principales del bar, se aglomeraba más gente necesitada, como nosotros, de poderse agarrar de una esperanza, así fuera la última, porque las bombas, el narcotráfico y la miseria no las estaba arrebatando a todos por igual. Dos tragos sirvieron para un brindis al unísono.
 

Esa misma mañana, una nueva generación de futbolistas colombianos estaba en el Mundial de Italia, sin favoritismo, pero dispuesta a demostrar que en el país había talento y con la obligación de por lo menos empatar con Alemania para avanzar a los octavos de final, como uno de los mejores terceros. Así, entre comentarios y risas,  entre el subir y bajar reflexivo de las esqueléticas manos de Osorio por su mentón, fuimos dejando de lado nuestras afujías, esa extraña combinación de crisis y de angustia, que casi siempre tiene que ver con la subsistencia.


En Buga, el bar es conocido porque es el único que ofrece a sus asiduos parroquianos un trago llamado “Minifalda”, equivalente a un cuarto de caneca de aguardiente reembasado en botellas de cerveza Costeñita. De allí, entre muchos otros de igual calaña, es asiduo Tofiño, un viejo alcohólico por antonomasia y vendedor de lotería. El lotero, al vernos a los dos solicitando una nueva ronda de tragos de ron, no dudó en abordarnos con la particular cortesía de todo versado vendedor y nosotros en tratar de ignorarlo. Gerardo y yo, entre cada sorbo de ron, desaprobábamos las imprecisiones en que incurrían los nuestros en ese afán de crear jugadas vistosas y colectivas de gol. El partido hasta ese momento, resultaba una colección de faltas y pocas opciones de gol. El marcador parcial 0-0 le permitía a los alemanes ser líderes del grupo D, con 5 unidades y a Colombia tercera en la tabla con 3 puntos.

Ya aturdidos y enviados en forma directa a la embriaguez, Tofiñito, con un renovado ímpetu nos ofreció, con manos temblorosas, varios billetes de lotería con la certeza de ser los más seguros ganadores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Programa 120: Aquí como lector e intérprete de un texto del escritor invitado.

Programa 118 Los minis de espejos 2. Aquí debuto como intérprete de un texto. ¡Escúchenlo!

Colegio Académico de Buga

Antología de minicuentos contundentes

ESCARABAJO

Revista Antología de amor y desamor: dos textos míos

Revista Salvo el crepúsculo: microrrelatos de mi autoría.

Secretos del cuentista

¿El último adiós?

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje