7 de marzo de 2015

EL CALDERO

ochocalderos.blogspot.com
Esa calurosa mañana del viernes el niño le recordó a su mamá que ella le había prometido algo.
-Así es.
-¿Y qué es?
-Ya lo verás, pero tenemos que irnos.
-¿A dónde?
-A donde nos estén esperando.
-¿Ese lugar dónde queda, mamá?
-En cualquier parte, hijo. Ya verás.
-¿Y cómo sabremos si hemos llegado?
-Escucha: “Si una barca se pierde de tu vista, no significa que desapareció, sino que el río cruza”.
-No entiendo, mamá.
-No te preocupes, lo comprenderás a su debido tiempo. Confía en tu mamá que nunca te engaña.
Está bien, al fin y al cabo tienes el mundo en la cabeza –murmuró el niño rehilante.
Tomados de la mano, recorrieron la última cuadra bajo la sombra de las salientes de los techos de aquellas casonas dispuestas sobre la maltrecha calle.
-Hemos llegado, hijo.
- ¡Eso significa que vas a fritar! –celebró, el niño.
-Sí, hijo. Compraremos costillas de cerdo y plátanos verdes para tus tostadas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Visitas del mes pasado a la página

ESCARABAJO

Minificciones sufíes 2

Minificciones sufíes 1

Minificción chilena/Gente de pocas palabras 2

Minificción chilena/Gente de pocas palabras

– Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 2 – 2°. Bloque/Gente de pocas palabras

Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 1er. Bloque de pocas palabras

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje