27 de junio de 2015

TE DIJE

Ben Goossens

La soñó, lo sonó. Se soñaron. Se soyaron.



Te dije que el soñador se da cuenta de que estaba soñando porque asumía el control de su propio sueño.

Te diste cuenta que él no es el que está dentro, por tanto, puede manejar todo a su voluntad. ¿Que qué quiere? ¿Dices que quiere un sueño feliz? Nada de eso. Él ya no ve limites, pues la ilusión seguirá siendo ilusión como quiera que se vuelva. Te das cuenta. Él es libre de poder afectar su realidad. El maldito se mueve en el sueño sin miedo, como en una aventura, impulsado por su propio desafío. Viaja, vuela, experimenta cada una de las situaciones sin implicarse, sin identificarse, sin interpretarse, sin establecerse, sabe que él es el que sueña, y que puede soñar otra cosa. Ése es su poder.

No olvides que no es que intuya o adivine el futuro. Él ve el pasado y lo que está sucediendo. Es simplemente que el sueño se vuelve mas acorde con la realidad. Se ha acercado más a ella. Convéncete que se desenreda, se complica, se deshace, se hace, se va haciendo claro. Por eso, vemos que estamos viendo, soñando, exactamente lo que habíamos decidido ver. Por tanto, podemos cambiarlo. Tenemos el poder de leer esto o de borrarlo. 

¿Qué esperas? Cada quien es dueño de sus propios sueños. ¿Cuál es el tuyo, condenado lector?©2015.

3 comentarios:

  1. Lo he leído tres veces y no creas que consigo entenderte. Me supera tanta filosofía, jeje. Me pasa siempre con la poesía. Otra vez será.

    ResponderEliminar
  2. Te concedo la razón, porque con este texto he querido experimentar porque es producto de lo que se llama escritura automática. Todo un caos mental como para reinventar. Gracias por tu observación e impronta en este sitio.

    ResponderEliminar

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Visitas del mes pasado a la página

ESCARABAJO

– Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 2 – 2°. Bloque/Gente de pocas palabras

Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 1er. Bloque de pocas palabras

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje