15 de julio de 2016

EL CIRCO DE QUINI

Google

La animación llegó de repente al barrio La Revolución. Una voz estridente se apoderó de las calles y la gente se asomaba por la ventana, sus ojos y bocas abiertas no podían contener la multitud de armatostes de colores, banderolas hechas harapos, bombas hinchadas de helio que salían de los vehículos acompañantes.

«Qué está pasando» —se preguntaban con cierta excitación.

—¡El circo de Quini ha llegado a la ciudad! —anunció alguien a través de un altoparlante.

El pueblo se llenó de frenesí al saludar a los bulliciosos artistas. Fue entonces cuando un excéntrico hombre con voz aguda chilló desde un megáfono llevado al hombro: 

—¡Por primera vez el circo de Quini con su gran espectáculo, presentando el fabuloso juego de los espejos! Y como si fuera poco, ¡Asómbrese con la mula que fuma! ¡Bienvenidos al gran espectáculo del circo de Quini en su única función: ocho y treinta de la noche en el parque del barrio La revolución! ¡El circo de Quini, imposible perdérselo!

Los curiosos se miraron los unos a otros desde las ventanas y desde las aceras con cara de no entender nada. ¿Cómo podrían llevar a cabo semejante presentación?

Por la curiosidad de unos y la certidumbre de otros, el circo estaba repleto. Después de la anunciada función, la gente no terminaba de creer que aquella perogrullada hubiera consistido en colgar grandes espejos cóncavos y convexos para que los asistentes se miraran convertidos en monstruos inconcebibles por la módica suma de quinientos pesos.
©Guillermo Castillo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Nana Rodríguez 2

Juanantonio 1

Cosecha tardía

Beber para contarla

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 2

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 1

ESCARABAJO

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje