2 de octubre de 2016

SERENDIPIA

Google

Otra vez se encontraba frente al espejo. Las imágenes se alternaban entre las luces y sombras de su habitación, mientras en cada pose suya iba descubriendo por casualidad detallitos que no estaba buscando. Presa del pánico, increpó la osadía de la luna en la pared, gritó su inconformismo, replanteó la posición de su cuerpo, y agudizando la mirada volvió a echar un vistazo.

Caminó ofuscada por el apartamento. Tras desahogarse, un halo de esperanza la reconfortó; se plantó en silencio ante él, despacio se colocó de lado sin tensionar la quijada y el hombro más cercano al espejo ligeramente levantado. Luego, transfirió el peso de su cuerpo a una sola pierna y con una inflexión de esperanza para ella el cristal reflejó su figura entre las mismas luces y sombras y le preguntó:

—¿Vuelves a insistir?
 ©Guillermo A Castillo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Programa 120: Aquí como lector e intérprete de un texto del escritor invitado.

Programa 118 Los minis de espejos 2. Aquí debuto como intérprete de un texto. ¡Escúchenlo!

Colegio Académico de Buga

Antología de minicuentos contundentes

ESCARABAJO

Revista Antología de amor y desamor: dos textos míos

Revista Salvo el crepúsculo: microrrelatos de mi autoría.

Secretos del cuentista

¿El último adiós?

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje