18 de noviembre de 2017

HERRAMIENTAS O RECURSOS 3

Google

1) La sustitución: 

De acuerdo al manual de escritura del Manu Espada, la sustitución se logra mediante la utilización de dos palabras de una misma familia, pero que pertenecen a contextos diferentes. Luego se suprime una de esas palabras y se sustituye por otra que encaje en el contexto en que se movía esa palabra desaparecida.
Ejemplo: bosques-oxígeno. Aquí sustituyo 'oxígeno' por 'tala' y 'hombres' por 'árboles':

La dehombrestación

La tala de hombres es el proceso mediante el cual se cortan los hombres, provocando de esta manera su desaparición y un beneficio al medio ambiente y a la diversidad. La cantidad de hombres podados aportaran muchos beneficios a los bosques por los excedentes del oxígeno dejados de absorber por los hombres tarados.©Guillermo A. Castillo.

2) Dar la vuelta o invertir conceptos:

Cuestión de gusto

Lo primero que debe hacer es identificar qué tipo de piel le gusta, para eso, debe conocer los diferentes tipos de familias: La cítrica, que tienen un mayor porcentaje de componentes como la mandarina; la herbal, con aromas a hojas, tallos o árboles; la oriental, a base de especias como la vainilla y la canela; la frutal, con toques dulces pero refrescantes y la amaderada, que tienen notas de madera, musgo e incienso.

El segundo paso es catar el perfume de la piel elegida. Esto es fundamental porque su grado de acidez puede variar el aroma final.

Y el tercero y último paso es poner a consideración la piel que se puso. La opinión de otras personas ayuda mucho a la hora de la indecisión.©Guillermo A. Castillo.

¿Alguna observación crítica o sugerencia constructiva?

11 de noviembre de 2017

HERRAMIENTAS O RECURSOS 2

Herramienta: la mezcla.

Google

Según Manu Espada este recurso consiste en realizar una serie de enumeración de hechos, escenas, personajes, entre otros, que tengan algo en común de tal manera que se logre un conector entre ellos y un personaje o suceso que nos permita accionar el mecanismo como un dominó. 

Lean ustedes para ver si logré hacerlo:

El arma


Un arma de fuego tipo “changón”, calibre 16 le fue incautada a Gustavo, al ser retenido en plena vía pública del barrio Palmeras. El arma es la misma con que fue asesinado Javier, un joven que se movilizaba en una motocicleta con su padre frente a la fábrica de colchones Pacífico, cuando fueron interceptados por dos desconocidos que sin medir palabra le dispararon a su víctima. El arma, dicen las autoridades, fue la que no pudo accionar Zapata antes de castigar brutalmente a su hija Paola, a quien a la postre le causó la muerte, mientras que a su hermana menor, dejada herida de gravedad debido a golpiza que le propinó. El fatídico hecho fue cometido por el parricida cuando la madre no se encontraba en la vivienda, pero fue internada en el hospital local al enterarse de la muerte de su hija mayor. Por todo lo ocurrido, las autoridades en una rápida redada capturaron a un hombre conocido como Carro loco, quien al parecer había disparado semanas atrás con la misma arma hechiza a El pirata dejándolo con graves heridas en la vía que conduce a La Magdalena. El incriminado fue llevado al Comando de la policía para los procedimientos de individualización y reseña antes de ponerlo a disposición de la autoridad competente. No obstante, y como un nuevo hecho de sangre al oriente de la ciudad, se produjo la muerte de Jaiver, mejor conocido como El indio, quien se encontraba bajo detención domiciliaria en su sitio de residencia cuando fue atacado por sujetos que ingresaron a su casa disparándole con un arma de fabricación casera en repetidas ocasiones hasta acabar con su existencia. Tras exhaustivas investigaciones se concluyó que el arma es el común denominador en esta serie de hechos, incluyendo a Chispín quien vivió su última noche celebrando la fabricación del arma con tiros al aire hasta serle quitada la vida por parte quienes se la robaron.©Guillermo A. Castillo.

4 de noviembre de 2017

DE LAS HERRAMIENTAS O RECURSOS


Hace poco comenté aquí haber recibido el manual de escritura creativa de Manu Espada. Desde hoy, experimentaré con cada propuesta suya y con textos de mi propia autoría. Ustedes amables seguidores tienen la palabra.  Veamos:

Herramienta: La inversión.

Recurso que consiste en versionar textos conocidos y reconocidos cuya estructura, planteamiento, nudo y desenlace le damos la vuelta, es decir, contamos al revés.

De mi libro en edición "La eternidad del instante".

Texto 1
Por aquí también pasa la muerte a todo galope 
Los dos hombres se agolparon bajo las ramas de un árbol endeble cerca de la casa principal. Los pocos metros de sombra que los separa de la casona parecen un oasis a esa hora. Sin pensarlo ingresan a la sala, donde don Floro los espera sentado en su silla de cuero curtido de becerro.
—Este infierno acíclico estaba anunciado y no hicimos nada. —Resonó la voz con tufillo a aguardiente de uno de los recién llegados.
—Todo Casanare es un océano de arcilla avanzando con rastros de lo que hace unos meses eran ríos, quebradas y lagunas, —agregó el otro en el que se adivina cierta resignación al tirar el sombrero a un lado.
Ellos mismos, habían bajado a la llanura y caminaron por esos ríos desiertos como si fueran carreteras, donde ahora, el ganado camina de un lado para otro, andan, como si nada en medio de cuerpos y huesos que deshizo el calor.
Don Floro no dice nada, porque el sol en su bravura lo resecó y a sus dos famélicos perros los ahogó la sed.©Guillermo A. Castillo.
* * *

Texto 2
Por aquí también pasa la muerte a todo galope

Don Floro no dice nada, porque el sol en su bravura lo resecó y a sus dos famélicos perros los ahogó la sed.
Ellos mismos, habían bajado a la llanura y caminaron por esos ríos desiertos como si fueran carreteras, donde ahora, el ganado camina de un lado para otro. Andan, como si nada en medio de cuerpos y huesos que deshizo el calor.
—Todo Casanare es un océano de arcilla avanzando con rastros de lo que hace unos meses eran ríos, quebradas y lagunas, —agregó el otro en el que se adivina cierta resignación al tirar el sombrero a un lado.
—Este infierno acíclico estaba anunciado y no hicimos nada. —Resonó la voz con tufillo a aguardiente de uno de los recién llegados.
Sin pensarlo ingresan a la sala, donde don Floro los espera sentado en su silla de cuero curtido de becerro.
Los dos hombres se agolpan bajo las ramas de un árbol endeble cerca de la casa principal. Los pocos metros de sombra que los separa de la casona parecen un oasis a esa hora.©Guillermo A. Castillo.


28 de octubre de 2017

YO LE AYUDO MUJER

Google


Por lo que le toca a mi vida en general, estaré pensando
que a pesar de sus vicisitudes, mi vida no ha dejado
de tener sus aspectos risibles.
Peter Medawar

No recuerdo la cara de mi mujer y la de mi madre, aunque sí sus miradas terribles, cuando tuve que bajar la cabeza el día que les anuncié que me había quedado sin trabajo como maestro. Tampoco he podido olvidar las caritas de mis hijos cuando les mostré la carta que me hicieron llegar, previa firma de recibido, anunciando la terminación del "contratico" y en donde me agradecían por los servicios prestados a la comunidad. Pero más sorprendidos quedaron ellos cuando observaron, con unos ojotes que solo ellos ponen, que quien firmaba la carta había escrito su nombre en un intento por hacer de la escritura de nombres su propio registro civil y su propia norma ortográfica: Reveka Ortíz.

Llevaba cinco años intentado coger experiencia en la carrera docente, cuando un amigo me pidió un sábado, que como yo tenía facilidad y me encontraba cursando último semestre, lo fuera a reemplazar un lunes al Colegio Comercial. Desde entonces, tuve cualquier cantidad de contratos a término fijo. En unos colegios me pagaron con puntualidad el menguado salario; en otros, no me pagaron. Recuerdo que un maestro jubilado, puesto de monigote por los dueños de un colegio de cuyo nombre no quiero acordarme, cuando le fui a cobrar quiso tirarme unos arrugados billetes que tenía guardados en su bolsillo, pero se arrepintió al advertir que detrás de mí estaban dos policías. Los gritos y broncas de los estudiantes presentes ese de día de anormalidad académica no se hizo esperar. De seguro que ese fue el único día en que aquel infame fue rector de un colegio.

Pero eso no es todo, una vez y por una incomprensible decisión de un burgomaestre, nos quedamos muchos maestros casi un año sin trabajar. Un día, el Alcalde en persona nos mandó a decir con su secretario que nos reuniéramos con él. Y así fue: como cosa rara nos invitaron a entrar por la puerta de acceso contigua a la Plaza de Santo Domingo. Minutos después el burgomaestre nos habló desde el segundo pido de la centenaria edificación. Como si fuera hoy, recuerdo que en su discurso se mostró Zuluaga extrañado por el no pago de nuestros salarios. Fue algo así como el famoso “Apenas me entero”. Pero sabe, más por protagonismo, claro que hoy lo llaman gestión, a todo pulmón hizo a llamar al secretario de hacienda, a quien de forma cínica le exigió que gestionará ante Bogotá o ante quien fuera necesario el pago de por lo menos un mes de sueldo. ¡Pero vaya hombre! ¡Corra Tascón!, le gritó dándole una sutil patadita de la suerte al contador, quién como si nada, salió muerto de la risa. Un año me pasé creyendo en la promesa de que nos iban a pagar y de que seríamos llamados de nuevo para desempeñarnos como maestros.

¡Carajo, lo que hacen los politiqueros con la necesidad de la gente necesitada!, decían mi mujer y mi mamá, viéndome escondido detrás de la puerta cuando Sara, la hija de la dueña de la casa donde vivíamos, iba a cobrar el alquiler. ¡Ah!, pero un día me cansé de eso, y le hablé con toda honestidad del asunto. Pues no solo me había quedado sin trabajo, sino que me debían. En eso el Municipio se lavó las manos con quienes nos quedamos sin trabajo, al asignarle a un tercero aquella contratación y la administración de los recursos que le llegaban del Ministerio. Mire usted, que a causa de esa genialidad tampoco nos pagaron la sagrada seguridad social. ¿Sabe qué hicieron los administradores de la educación? Nos declararon ciudadanos extranjeros para no verse obligados a tener que depositar los dineros pendientes por concepto de la pensión. Compadre, ¿se puede usted imaginar a este negro con cara de sefardita y de ojos verdes en el país más educado? Sí, fresco, ríase no más. Pero volviendo al cuento, seguro que usted se preguntará qué fue lo que en últimas, me pasó en medio de tanta penuria por culpa del desempleo. Pues nada. ¿Qué cómo así? Pues como se lo estoy diciendo compadre. Durante ese tiempo, comí gratis, gracias al trabajo que tenía mi mamá y a la comprensión y a la paciencia que me tuvo mi mujer al verme que ya ni salía de la casa por causa de los acreedores. En el caso de la dueña de casa unas veces iba a cobrarme; otras veces ante tanta negativa mía, me cobraba la hija. La ventaja, si es que eso se llama así, es que cuando los contratistas de aquella ONG se acordaban de dar sí, antes de pensar en ellos y nos “pagaban” parte de la deuda, yo de inmediato, llamaba a Sara y le pagaba hasta dos meses de arriendo. Por eso, ellas se daban cuenta que no era la mala fe la que me impedía pagarles oportunamente, sino que era la entidad contratante la que nos incumplía. Así resistimos, aunque fuera con una sola comida para todo el día como había decido mi mujer.

Pero en medio de todo, compadre, entre la promesa de ser reenganchado como maestro, y la ayuda de mis mujeres, pude ir saliendo de la situación que por primera vez me sucedía: verme como un mantenido, según decía una querida prima mía. Por parte de mi mujer, ya le dije, compadrito, comprensión y apoyo; por parte de mi madre, ayuda incondicional.  Hasta que un día me sentí indignado cuando mi mujer, pese a que todo el mundo sabía la situación por la que pasábamos casi ochenta y cinco maestros, pero como le dije compadre, siempre con ánimo de ayudarme, le contó al padre Albán, párroco de la iglesia del barrio mi situación personal y familiar. Fue cuando el cura, sin pensarlo dos veces, me mandó a decir que si yo quería, me ayudaba a vincularme al colegio diocesano de la ciudad, de la cual era capellán. Mi mujercita muy feliz por la noticia, entre tropezones y casi asfixiada como pudo regresó a casa anunciando la buena nueva: ¡Mijo, te tengo buenas noticias! Pero escuche compadre, una cosa es la necesidad y otra es el chantaje y la intolerancia ante la libre determinación. El muy indigno ese, ¿sabe qué me mando a decir?: que el trabajo lo tenía asegurado en el colegio de los Redentoristas siempre y cuando me casara primero.



VAMOS A VÉ PA' VÉ


Como para aprender es necesario desaprender, no dudé un instante en solicitar por la red este manual  práctico del escritor Manu Espada, quien nos comparte sus secretos para ayudar a adentrarnos aún más en el cuarto género narrativo: el microrrelato, según dice la ensayista Irene Andres-Suárez.

Pues bien aquí lo tengo para afinar y pulir la escritura de cuanto la calle, la imaginación y  la palabra me permitan hacer en contexto.

Gracias Manu. 

21 de octubre de 2017

ACUSACIÓN



Comencé a escribir sin interrupción alguna este microrrelato. Cuando terminé, fui hallado culpable de haberlo escrito.©Guillermo Castillo.

DICTAMEN


Noé no salió a pescar durante el diluvio, solo llevaba dos lombrices anoréxicas.©Guillermo A. Castillo.

14 de octubre de 2017

ADIVINANZA

¡Reponde antes de un abrir y cerrar de ojos!

LINAJES

Google

Los dioses crearon cuatro estirpes de hombres que, por distintas razones, desaparecieron cada vez que elegían otra más poderosa. La postrera raza fue la de hierro con fibra de vidrio. De allí que algunos de ellos, hoy en día, sean torcidos.©Guillermo A. Castillo.

7 de octubre de 2017

ENSALMO


Google
En Mecenas vivía Anfitrión, gran guerrero y estratega militar, que vio como Zeus sedujo a su esposa Alcmena en una noche con la duración de tres días. Desde entonces se escucha una voz popular: El tiempo es muy largo para los que sufren, y muy corto para los que gozan.©Guillermo A. Castillo.

¿QUIÉN LO SABE?

Google

30 de septiembre de 2017

SON DE LA LOMA

Miguel Matamoros. José Rolando Montero

De repente me vi caminando en la concurrida calle Enramadas. Nadie parecía advertir mi presencia entre quienes iban y venían, o entraban y salían de lugares inesperados. Cada quien eludía mis pasos con su propio afán y con su propia historia. Ningún rostro me era conocido entre quienes, sentados a la sombra o a un lado de la vía, dialogaban con animación y al son de las congas.

Al llegar a la esquina del Callejón del Carmen y San Bartolomé, un movimiento inesperado me hizo experimentar un espeluznante terror al ver que una estatua cobraba vida y se volvía hacia mí. El descomunal bronce de Matamoros parecía venírseme encima cuando me abrazó en ademán amistoso intercambiando frases en voz baja que no alcancé a captar; algo inaudito para una video cámara como yo.
©Guillermo A. Castillo.

23 de septiembre de 2017

RECIPROCIDAD

Amazonía colombiana. Google

Llovía desconsoladamente cuando mirando al horizonte creyó descubrir un brillo. Era el sol devolviéndole al mar sus rutilantes destellos.©Guillermo A. Castillo.

CEGUERA

Google
La amé hasta cuando me confesó que amaba a otro, porque él es la luz de sus ojos.©Guillermo A. Castillo.



16 de septiembre de 2017

SOBRE AMOR Y AMISTAD

En Colombia estamos celebrando el día del Amor y la Amistad
Desde este breve espacio de minificción un saludo afectuoso para todos nuestros seguidores donde se encuentren.

A todos ustedes, estos lúcidos y humanos mensajes:




Trova paisa*



* La Trova paisa o copla es un estilo de trova originario del departamento de Antioquia, en Colombia. Consiste en unos versos cantados, rimados e improvisados con carácter competitivo entre dos contendientes.

Musicalmente se apoya, como todas las trovas, en una música fácil, simple, de ritmo binario o terciario, contrapunteando el cual lo verdaderamente importante es la letra de lo que se dice y su contenido creativo.

9 de septiembre de 2017

LA ESPERA

Google

Vendrá. Sobre mí derramará sus cabellos y su fragancia particular. Entre tanto iré por su piel invadida de radiantes soles. Vendrá puntual como todas las tardes y en sus labios frutales me descubrirá. Todo está listo: la mesa y este constante extrañar. Es tarde. Las hormigas se llevaron las últimas harinas de mi esperar. ©Guillermo A. Castillo.

EL SACRIFICIO

Google

Fue obligado a caminar arrastrando las patas hasta el ara principal de los sacrificios. La incandescente parrilla eléctrica recibió al inquieto insecto volador.©Guillermo A. Castillo.

2 de septiembre de 2017

POR EL BESO QUE ME PEDISTE

Gabriela Farnell. Bruja doméstica

Recuerda muchacha que tuvimos otro nombre, que una nueva sangre inundó nuestros cuerpos siendo raíces y sombras al caer la tarde.©Guillermo A. Castillo.

CORTESANA


Así como las heridas de guerra nos recuerdan las hazañas de sus protagonistas, las producidas en el arte amatorio hacen recordar, a la astuta amante que utiliza las uñas, afirma el Kamasutra.©Guillermo Arnul Castillo.

26 de agosto de 2017

EL GRAN ESTRENO

Google

Una lívida veta blanca, larga y ligera, fulminó al ilusionista en la noche de su gran estreno.©Guillermo A. Castillo.

COMO PÁJAROS


Google

Con rabia me abrí el pecho y algunas aves salieron a picotear la confusa claridad. Exhibir mi cuerpo roto era herirme sin haberme apuñalado. Por eso, de la oscuridad fueron hacia la luz persiguiendo las insondables palabras que como hojas perezosas ahora caen sobre su vuelo inicial. Hoy decidí sacar del cajón viciado de mi pecho, las volátiles consternaciones que un día me escribiste.©Guillermo A. Castillo.

19 de agosto de 2017

UN TAL MONTERROSO

Google


Tras sus gruesos lentes se vislumbra el terror que lo invade: donde pone sus ojos encuentra a la mosca mirándolo.©Guillermo A. Castillo.

SUBTERFUGIOS


Google

Estas líneas te las envía tu esposa Penélope a ti Ulises, que tanto tardas. No sea que visitas a Helena o acaso asedias a Calipso olvidándote de mi cuerpo. Ya sé que la patria necesita de sacrificios, pero no los asumas para servirte de ellas.©Guillermo A. Castillo.



12 de agosto de 2017

MÁXIMA

 
Google
          

Toda mujer es del primero que sabe soñarla, nada se hace sin que antes se utilice la imaginación.©Guillermo A. Castillo.

MEZQUINDAD

José Asunción Silva


Por Elvira se dibujó en su pecho un atribulado corazón. Los usureros convinieron repartirse sus restos.©Guillermo A. Castillo.

5 de agosto de 2017

EL POLÍTICO

Google

El político hablaba con vehemencia y con conocimiento de causa sobre el mantenimiento, la gestión y la administración de los recursos públicos... ¡Todos ellos libres del fenómeno natural de la corrupción, la demagogia y la incompetencia! Y para no cansarlos... La gente tomó asiento y habló durante tres horas más.©Guillermo A. Castillo,

ANDROIDE

Google

Después de muchas horas ante el polígrafo, el robot empezó a registrar ciertas variaciones por su fría transpiración y sus respuestas galvánicas. Lento cerró los ojos y se autodestruyó.©Guillermo A. Castillo.

30 de julio de 2017

DIOSES ENCADENADOS I



ENSALMO



En Mecenas vivía Anfitrión, gran guerrero y estratega militar, que vio como Zeus sedujo a su esposa Alcmena en una noche con la duración de tres días. Desde entonces se escucha una voz popular: El tiempo es muy largo para los que sufren, y muy corto para los que gozan.©Guillermo A. Castillo.

LINAJES


Los dioses crearon cuatro estirpes de hombres que, por distintas razones, desaparecieron cada vez que elegían otra más poderosa. La postrera raza fue la de hierro con fibra de vidrio. De allí que algunos de ellos, hoy en día, sean torcidos.
©Guillermo A. Castillo.


22 de julio de 2017

CUANDO SE DESPIDE LA TARDE

123RF

Cuando el cielo luce los colores más fastuosos del día y en el sabor amargo de un café busco navegar por el territorio vacío de la incertidumbre, aparece una mujer de andar vanidoso, que me sonríe antes de acercar su mejilla a la mía. Me levanto, pago, me abrigo con mi vida de siempre y regresó a mi buhardilla cuando el contacto suyo fue una experiencia mística que desapareció con ella.©Guillermo A. Castillo

15 de julio de 2017

INVITADOS ESPECIALES

Google


(SIN TÍTULO)

Ayer quiso matarme la mujer de mi vida: apretaba el gatillo cuando se despertó.
Joan Manuel Serrat




EL NARANJO

Y se vino el invierno, aún cuando es mayo. La lluvia perezosa y afilada cae sobre el naranjo, ¡qué olvidadizo!, no encuentra la gabardina. Esperaba un chubasco que le sacara el polvo cotidiano y nunca la migaja fría que lo estremece hasta las raíces. 

El pájaro verde- limón brincotea entre sus ramas y canta como si el mundo estuviese sordo, siempre lo tolera, pero con este jodido frío, sus pisadas leves duelen. Llegó la pájara, y viene de afilarse las uñas, bailan un tango, vuelan y se posan bajo los paraguas del papayo. 

El naranjo se enrama sobre sí, tirita, cierra las hojas y, a lo lejos, escucha el parloteo de las aves. 

¡El sol no debe de tardar!
Rubén García García


                           https://senddero.wordpress.com/2013/07/11/el-naranjo/

8 de julio de 2017

JUEGOS

Google
El hombre la abordó en la habitación con agilidad felina porque las artes amatorias no sólo obedecen a un instinto carnal, sino que son una dinámica sexual que permite reflejar miedos, inseguridades, exigencias y necesidades. Cuando sus manos recorrían su cintura, la mujer tuvo que apretar los glúteos, elevar la cadera y ondular sus vísceras para atenuar un intento de disparo rápido. Era la posición del misionero.

Acto seguido con la postura del perrito, el atacante confirmó que el sometimiento es excitante dentro y fuera de la cama y, con esa posición, no tenía temor alguno al entrar en contacto con su lado más animal. Entre tanto, la mujer podría aparentar ser reservada hasta darle rienda suelta a los impulsos más atrevidos e insospechados al no tener una sola prenda. 

Por la certeza de que la inactividad es perniciosa, el hombre acogió la postura del vaquero, pues le encanta que su mujer tenga la firme convicción de pelear por lo que quiere, sin importarle el qué dirán; además, porque no le agradan las cosas fáciles y le gusta tener en la mira todo lo que ocurre a su alrededor; a no dejarse imponer la voluntad de otros y demostrar de qué está hecho y a qué ritmo le gusta hacer las cosas. 

Lo que no pudo vislumbrar aquel hombre, es que el dolor con cualquiera de las posturas, la carne nunca será señal de obediencia, sino de resistencia y murmuración por sus fantasiosos intentos mentales de ejecutar cada postura. ©Guillermo A. Castillo.




2 de julio de 2017

DONANTE

Google
Un hombre que caminaba por el bosque vio a un zorro que había perdido sus patas, por lo que se preguntaba cómo lograría sobrevivir. En aquel momento vio llegar a un tigre que llevaba una presa en su boca. Puesto que el tigre ya se había indigestado, el hombre le colocó las patas de la anónima víctima al zorro.©Guillermo A. Castillo.

REFLEJOS


El espejo tan solo le ofrece la imagen más fiel, y al mismo tiempo, la más extraña de su propia realidad
.©Guillermo A. Castillo.

MÁSCARAS

Google

La cara que le correspondió, lo acercó a la máscara que siempre conservó.©Guillermo A. Castillo.

24 de junio de 2017

ENCANTO PERDIDO


Omar vino del estrecho valle, donde, aprendió el oficio de sus mayores. Tenía Lucía diecisiete años cuando la conoció. Con ella solía ir hasta los suelos más fértiles, bajaban al bullicioso río, se zambullían en él y se dejaban llevar por sus impulsos. 

Meses después Lucía resultó encinta. A los diecinueve años Omar consiguió un trabajo y un juez se encargó del resto. Fue una boda sin altar, no hubo flores ni traje de novia. Aquella noche se fueron al río, se sumergieron en él e hicieron el amor de nuevo.
Las cosas no le van bien como obrero, ha escuchado decir que es por culpa de la economía, esa rareza que nunca se equivoca en fijar el precio de las cosas. Guardó silencio y colocó la mirada en un punto lejano. Actúa como sino recordara nada del pasado y Lucía como si no le importara la situación. Todo lo que consideraban importante se había desvanecido en el aire.

Entonces una nueva revelación, un nuevo brillo tuvieron sus ojos al acordarse de ser a la vez dueño y víctima de su tiempo, cuando corría en la vieja camioneta y el cuerpo de Lucía bronceado y húmedo iba a su lado. Cada noche estrellada se acostaban en aquella orilla y la abrazaba hasta escuchar su leve respiración. Esos recuerdos ahora lo acosan, lo persiguen como una maldición que lo llevan siempre al río, ahora que se ha secado. 

(De una canción de Bruce Springsteen)

17 de junio de 2017

HISTRIONES


Google
Los dos ejércitos hicieron oír el ruido de sus armas acudiendo presurosos al campo de batalla. Nadie apartaba los ojos de su enemigo. Los timbales y estandartes se veían por doquier. Horas después, las banderas y las espadas estaban por el suelo; la tierra se había tornado estrecha. Los sobrevivientes olvidaron aquel antiguo principio que reza: "Es mejor que el enemigo vea nuestras frentes y no nuestras espaldas".©Guillermo A. Castillo.

PERSPICACIAS

Google

Horrorizado, Edipo huyó de Corinto guiando su carro por un angosto sendero, encontrándose a un rey que en alguna forma le era familiar. Ninguno quiso ceder el paso al otro. Por la discusión que siguió se formó el primer caos vehicular en el mundo, y como si fuera poco, el cumplimiento de la primera parte de las razones por las que huía el de la triste fama.©Guillermo A. Castillo.

LOS MAESTROS




10 de junio de 2017

LEGISTA

Enrique Simonet. La autopsia
Había aprendido su oficio lo mejor que pudo, un oficio delicado, que exigía tacto, gusto y minuciosidad. Se podía pensar que el día que se instaló por su cuenta, sintió la satisfacción de haber superado el obstáculo más difícil: cubrir a sus impúdicas víctimas.©Guillermo A. Castillo.

3 de junio de 2017

EL ASESINO

Google


La víspera le había parecido que no era exactamente el mismo y, aquella tarde, en la sala de audiencias, escuchando las voces de los testigos, comenzaba a sentirse un extraño. Los periódicos anunciarían al «fantasioso» asesino que asumió el papel de un criminal entre la realidad y la ciencia ficción ampliando un cierto número de detalles que corresponden a un fantasma.©Guillermo A. Castillo.

27 de mayo de 2017

PRONTUARIO

Google

Durante aquellos años, y los que les habían precedido, no reveló violencia alguna, ninguna impaciencia. Tan sólo guardaba su Smith & Wesson 36 siempre humeante.©Guillermo A. Castillo.

ABISMOS


Google
En suma, había edificado un pequeño mundo para él en torno a su amor y se agarraba a él con todas sus fuerzas evitando el abismo que silencioso aguardaba.©Guillermo A. Castillo.

20 de mayo de 2017

INSTRUCCIONES DE USO

Google

1. Humedezca sus manos con agua abundante.

2. Enjabone sus manos con el grifo cerrado.

3. Comience a frotar en forma circular las palmas de las manos.

4. Intercale los dedos y frote por la palma y el anverso de la mano.


5. Continúe con los dedos intercalados y limpie los espacios entre sí.

6. Con las manos de frente agarre los dedos y mueva de lado a lado.

7. Tome el dedo pulgar (busque en un motor de búsqueda por si las dudas) para limpiar la zona del agarre de la mano.

8.Limpie las yemas de los dedos, frotando contra la palma de la mano.

9. Enjuague las manos con abundante agua (8 segundos aproximadamente)

10. Seque las manos con una toalla desechable o con aire caliente, y

11. Cierre el grifo con una toalla desechable.

—¡Qué fácil!— confirmó la regente de farmacia.

—¿Eso es todo? —preguntó la momia.
©Guillermo A. Castillo.

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Nana Rodríguez 2

Juanantonio 1

Cosecha tardía

Beber para contarla

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 2

Especial Encuentro Iberoamericano de Minificción 1

ESCARABAJO

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje