9 de enero de 2016

CÓMPLICES


Después de preparar el café y de haberle dado de comer a sus mascotas, Alejo partió en dos la cortina de la ventana y volvió a la cama. Era el último día de sus vacaciones. Mirando lejanías, se quedó pensativo en medio de la semioscuridad. Cuando regresó a la realidad la vio, estaba de medio lado y con la pierna izquierda doblada. Vista desde otro ángulo, podía asegurarse que tenía las piernas abiertas sin ningún pudor.

Alejo, la acarició primero con la miraba; después y abstraído, recorrió con sus grandes manos su inerme pierna, pero sus dedos se adelantaron para hurgar entre sus nalgas y la humedad de su sexo. Agradada por la habitual suavidad de aquellas manos, un recóndito suspiro se hizo escuchar para terminar en una sonrisa aún dormida.

Sí, aquí está, pensó, siendo más que mi cómplice.©GuillermoCastillo.

1 comentario:

  1. it is verynice article and good postthanks for sharing this article to us
    i really like this article because i got good info about this article thanks for haring this article to us .best regards.
    sap hana training in hyderabad

    ResponderEliminar

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Visitas del mes pasado a la página

ESCARABAJO

– Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 2 – 2°. Bloque/Gente de pocas palabras

Basta + de 100 mujeres (Edición Argentina) 1er. Bloque de pocas palabras

Antología de amor y desamor

Salvo el crepúsculo

Apuntes para ser leídos por lobos

¿El último adiós?

Secretos del cuentista

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje