27 de enero de 2018

NADA









El escritor está sentado en la mesa del comedor. Quiere escribir un cuento, hace dos días que escribió uno, pero eso es como si nunca lo hubiera hecho. Sabe que lo suyo es escribir, por eso se siente ansioso ante el inminente cuento que escribirá. Se da cuenta que la mesa está atestada de cuanto su mujer suele dejar sobre ella. Él añora tener su propio espacio para hacer lo que más le gusta. 

Sigue pensando, hasta que finalmente, sus ágiles dedos se desplazan por el teclado del portátil. Van a una velocidad vertiginosa, de pronto, se detienen, vuelve a quedarse pensativo, si escribe un nuevo cuento, será sobre lo que atormenta a un escritor como él cuando no tiene de dónde arrancar. Quiere escribir, es preciso que lo haga porque se trata de una nueva entrada en su blog. Piensa, sin embargo, que no se le ocurre nada, pero nada de nada. 

Finalmente sus pensamientos como sus dedos arrancan de nuevo, esta vez con mayor velocidad. Sus dedos ya escriben algo, la primera letra inicial de su cuento, la primera letra inicial de Nada. ©Guillermo A. Castillo.

3 comentarios:

  1. El escritor necesita tan poco espacio, a diferencia de un escultor, por poner un ejemplo, que una roca frente al mar y una tablet, o un simple móvil con grabador, es su escritorio. Sin embargo, a veces es conveniente dejar en la puerta una señal de que no meolesten, se está escribiendo.

    Porque "la Nada", con esa n mayúscula que inaugura un cuento, puede ser el nombre de un protagonista que quiera la oportunidad de crecer. ¿Porqué no? :-)

    Un abrazo feliz domingo

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, pero la N es de Nada se le ocurrió en medio de esa larga incertidumbre.
    Un abrazo, disfruta también de este domingo.

    ResponderEliminar

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

***

Especial: La novela en mil textos

Homenaje a Georges Méliés

Colegio Académico de Buga

Antología de minicuentos contundentes

ESCARABAJO

Revista Antología de amor y desamor: dos textos míos

Revista Salvo el crepúsculo: microrrelatos de mi autoría.

Secretos del cuentista

¿El último adiós?

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje