16 de diciembre de 2017

EN SILENCIO


Estanción del tren. Buga - Valle

Ya no existen los trenes y las viejas estaciones se quedaron en el olvido: tan sólo bajo tu blusa corta van tus senos firmes al ritmo cadencioso de tus caderas. Tu prisa lleva demasiado tiempo y se tropieza con mis propios pies.©Guillermo A. Castillo.

6 comentarios:

  1. Un encuentro casual y furtivo es todo cuanto se necesita...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos encuentros son los que, a la larga, resultan inolvidables.
      Saludos también para vos.

      Eliminar
  2. Con esa estación, quién necesita otros trenes, u otras vías. Llegará al destino, si ella lo permite.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albada, según tus palabras el destino podría ser nuestro paso por muchas estaciones.El tren de vida lo pone cada quien con su cada cual.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Siempre un placer revisitar tu casa, Guille. Aprovecho para desearte las mejores fiestas junto a los tuyos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, qué alegría tenerte por aquí.
      Ya decía qué sucedió de tanto ver a la Vida Posar.
      Gracias, amigo; siempre bienvenido.
      Felicidades.

      Eliminar

Visitas del mes pasado a la página

Translate

Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Programa 131: Max Aub 2

Programa 130: Nellie Campobello Parte 2

Programa127:Miniepístolas 2.

Programa 126: Arañas 1

Programa 124.Leyendo e interpretando

Programa 123: Leyendo e interpretando a Ricardo Lindo

Programa 122, 2° bloque: Una nueva participación

Programa 120: Aquí como lector e intérprete de un texto del escritor invitado.

Programa 118 Los minis de espejos 2. Estreno como intérprete de un texto. ¡Escúchenlo!

Homenaje a Georges Méliés

Colegio Académico de Buga

Antología de minicuentos contundentes

ESCARABAJO

Revista Antología de amor y desamor: dos textos míos

Revista Salvo el crepúsculo: microrrelatos de mi autoría.

Secretos del cuentista

¿El último adiós?

El selfie del infierno

El corto de terror más corto

El parricida cortometraje